OLEO3

OLEO3, es aceite de oliva, oxigenado con ozono (O3). Es un suplemento alimenticio natural su consumo habitual ejerce muchas acciones benéficas en nuestro organismo: aporta energía adicional a las células y a nuestro sistema inmunológico celular, atenuando con ello, los efectos negativos que generan algunas patologías crónicas como la hipertensión arterial, la artritis reumatoide, la diabetes, el Alzheimer y el asma.


El Ozono es oxígeno triatómico (O3) y es un oxigenante natural de alta potencia.


El consumo habitual de OLEO3, ha mostrado generar un potente efecto antiviral para el combate contra la actual pandemia.


Se administra vía oral, entre 10 a 60 mL diarios, dependiendo de la patología. Se puede tomar directamente, en ayunas o con las comidas; se puede mezclar con las comidas, pero no debe quedar nada del aceite en el plato.


A temperatura ambiente, OLEO3, mantiene sus propiedades durante, al menos, por 3 meses.  Almacenado a una temperatura de 8°C o menor, su duración es de 2 años. Una vez abierto, se recomienda mantener el producto en un lugar fresco, sin exponerlo directamente al sol. Idealmente mantener refrigerado.


OLEO3 aumenta la energía intracelular (1), potenciando la producción de adenosín trifosfato (ATP) razón por la que, es usado como suplemento alimenticio por algunos deportistas de élite.


Al refrigerar OLEO3, el producto se condensa y tiende a solidificar. En este estado conserva mejor sus propiedades.

Para que vuelva a su estado líquido, basta dejarlo unos minutos a temperatura ambiente. No se debe calentar en el microondas, hornos, cocina o fuego directo.

A una temperatura de 30 grados Celsius, o superior, el producto pierde sus propiedades.

FORTALECE

Al contacto con el aceite, el Ozono se diluye, produciendo compuestos oxigenados estables, que el aceite almacena dentro de él. Al ser ingerido por vía oral, estos compuestos ingresan en nuestro torrente sanguíneo, desde donde comienzan ejercer una acción moduladora que fortalece nuestro sistema inmune.

ANTI-VIRAL

El aceite de oliva oxigenado por Klotho3, actúa como antiviral: Oxida la corona (cápsula o cápside) del virus, muy rica en cisteína, un aminoácido muy sensible a la oxidación y especialmente sensible al ozono, que es uno de los tres oxidantes naturales de mayor potencia conocidos hasta hoy.

Los componentes derivados del ozono que OLEO3 almacena, al ser ingeridos por vía oral, se transportan hasta nuestro torrente sanguíneo dónde, al contacto con el virus oxidan su cápside, alterando la estructura tridimensional del virus y deteniendo con ello, su capacidad de fusionarse con nuestras células.

La estructura de la membrana (o cápside) de los virus, es altamente oxidable. Para penetrar con éxito en las células, los virus requieren que la estructura de su membrana se pueda fusionar con las membranas de nuestras células.

Los Peróxidos de hidrógeno y los ozónidos, son los compuestos oxigenados estables que OLEO3 almacena:  son moléculas que ejercen, en forma natural, una acción oxidante:  al contacto con el virus, oxidan su cápside alterando con ello la estructura tridimensional, efecto que paraliza su capacidad de fusionarse con nuestras células.

La cisteína, por ejemplo, es un aminoácido que forma parte de la estructura de la membrana del coronavirus y es altamente vulnerable a la oxidación. Este aminoácido, está compuesto por residuos de sulfhidrilo que tienen una configuración molecular del tipo R-S-H (configuración reducida). Al contacto con los peróxidos y ozónidos, los residuos del virus se oxidan. Y en este modo oxidado, su configuración tridimensional y molecular: cambia. Se transforman en residuos de disulfuro, con una configuración molecular (R-S-S-R).

La llave de entrada que el virus tenía para ingresar a nuestras células (R-S-H) se modifica, crece, el virus queda desactivado y no puede entrar. 

Una vez inactivados, los virus que, a diferencia de las células vivas, no tienen mecanismo de auto reparación, mueren.

Los Peróxidos de hidrógeno y los ozónidos son partículas estables, tienen una vida prolongada, razón por la que son capaces de trasladarse por nuestro sistema sanguíneo, proporcionando a todas las células una protección efectiva.

Los ozónidos y peróxidos de hidrógeno, por su alto poder oxigenante natural: ayudan a las células a almacenar y liberar energía, potenciando con ello su capacidad de modular y activar nuestro sistema inmune, fortaleciendo la capacidad de defensa celular ante la infección.

Oleo3, contribuye a inactivar los virus.

El aceite de oliva oxigenado por Klotho3, actúa como antiviral: Oxida la corona (cápsula o cápside) del virus, muy rica en cisteína, un aminoácido muy sensible a la oxidación y especialmente sensible al ozono, que es uno de los tres oxidantes naturales de mayor potencia conocidos hasta hoy.

Los componentes derivados del ozono que OLEO3 almacena, al ser ingeridos por vía oral, se transportan hasta nuestro torrente sanguíneo dónde, al contacto con el virus oxidan su cápside, alterando la estructura tridimensional del virus y deteniendo con ello, su capacidad de fusionarse con nuestras células.

La estructura de la membrana (o cápside) de los virus, es altamente oxidable. Para penetrar con éxito en las células, los virus requieren que la estructura de su membrana se pueda fusionar con las membranas de nuestras células.

Los Peróxidos de hidrógeno y los ozónidos, son los compuestos oxigenados estables que OLEO3 almacena:  son moléculas que ejercen, en forma natural, una acción oxidante:  al contacto con el virus, oxidan su cápside alterando con ello la estructura tridimensional, efecto que paraliza su capacidad de fusionarse con nuestras células.

La cisteína, por ejemplo, es un aminoácido que forma parte de la estructura de la membrana del coronavirus y es altamente vulnerable a la oxidación. Este aminoácido, está compuesto por residuos de sulfhidrilo que tienen una configuración molecular del tipo R-S-H (configuración reducida). Al contacto con los peróxidos y ozónidos, los residuos del virus se oxidan. Y en este modo oxidado, su configuración tridimensional y molecular: cambia. Se transforman en residuos de disulfuro, con una configuración molecular (R-S-S-R).

La llave de entrada que el virus tenía para ingresar a nuestras células (R-S-H) se modifica, crece, el virus queda desactivado y no puede entrar. 

Una vez inactivados, los virus que, a diferencia de las células vivas, no tienen mecanismo de auto reparación, mueren.

Los Peróxidos de hidrógeno y los ozónidos son partículas estables, tienen una vida prolongada, razón por la que son capaces de trasladarse por nuestro sistema sanguíneo, proporcionando a todas las células una protección efectiva.

Los ozónidos y peróxidos de hidrógeno, por su alto poder oxigenante natural: ayudan a las células a almacenar y liberar energía, potenciando con ello su capacidad de modular y activar nuestro sistema inmune, fortaleciendo la capacidad de defensa celular ante la infección.

Oleo3, contribuye a inactivar los virus.

OXIGENA

El ozono es un oxigenante natural de alta potencia que, al contacto con el aceite se diluye, produciendo compuestos derivados y oxigenantes estables, que el aceite almacena dentro de él: los peróxidos y ozónidos. Estos componentes son los que facilitan el transporte del oxígeno a nuestras células activando su capacidad de almacenar y liberar más energía.

DESINFLAMA